Publicado el: Lun, Dic 28th, 2015

Vladimir Gessen: Alto mando militar debe reunirse con directiva de nueva Asamblea


Sería muy bueno que el alto mando reciba a los representantes de la mayoría popular como son los parlamentarios de la MUD

“Pienso que Julio Borges debe presidir la nueva directiva de la Asamblea Nacional, Henry Ramos en la primera vicepresidencia y Enrique Márquez en la segunda vicepresidencia, o en su defecto, Freddy Guevara… Los venezolanos se expresaron mayoritariamente el 6 de diciembre y sus legítimos representantes, los diputados de la MUD, son la voz que representa al pueblo soberano en la Asamblea Nacional, el oficialismo es la minoría y si pretenden desconocer a la mayoría popular les vaticino el peor de los destinos políticos”, advierte el psicólogo y analista Vladimir Gessen en entrevista para El Diario de Caracas.

“Los gobiernos que no escuchan el clamor popular y van en contra de lo que aspira la mayoría de un país, siempre –tarde o temprano- han terminado en un desastre… Es muy bueno que el alto mando reciba a Herman Escarrá, pero a quien deben invitar es a los representantes de la mayoría popular como son los parlamentarios de la MUD. Me imagino que recibirán a las nuevas autoridades de la Asamblea como legítimos representantes del Soberano y escuchen lo que tengan que decirles en nombre del pueblo”.

Algunos sectores oficialistas han manifestado que la Asamblea Nacional ahora será un parlamento burgués o al servicio del imperialismo y que el pueblo debe manifestarse en contra de esto. Otros han sugerido que se hagan manifestaciones para impedir que los diputados electos de la MUD se posesionen en sus cargos electos… ¿Qué cree que pasará el 5 de enero?

– El gobierno y el oficialismo están en medio de un cataclismo político que no les ha dejado replegarse para agrupar sus fuerzas e intentar retomar la ofensiva. Para empezar, ellos creen que siguen siendo la mayoría y no reconocen sus actuales limitaciones. El oficialismo sobredimensiona sus capacidades y lo más peligrosos para ellos es que subestiman el inmenso poder moral, social y político que el pueblo ha depositado en la unidad opositora.

¿Qué piensa de la visita de Herman Escarrá al alto mando militar?

– Pareciera demostrar que el alto mando tiene vida propia y quiere escuchar distintos puntos de vista. Es muy positivo que esto haya ocurrido, pero no como un hecho aislado. Sería muy bueno que el alto mando reciba a los representantes de la mayoría popular como son los parlamentarios de la MUD. Me imagino que invitarán a las nuevas autoridades de la Asamblea como legítimos representantes del Soberano y escuchen lo que tengan que decirles en nombre del pueblo. También se debería invitar a otros ilustres venezolanos que no forman parte del oficialismo ni de la oposición y seguro tienen algo que decir al respecto de un “Pacto de Estado” .

¿Quién debería presidir la Asamblea Nacional, Ramos Allup o Borges?

– La Mesa de la Unidad será quien decida este asunto, pero personalmente pienso que es vital mantener un camino al diálogo para evitar una confrontación civil que lleve a un autoritarismo militar. Las personas, en mi opinión más preparadas, para un diálogo son los gobernadores Enrique Capriles y Henry Falcón, y Julio Borges de Primero Justicia, el partido más votado de la oposición. Por ello, creo que Borges debería ser el presidente del Parlamento. No obstante, dado la belicosidad y el ambiente anti-diálogo de algunos dirigentes del oficialismo se hace necesario que un dirigente aguerrido y experimentado de la oposición, y además miembro del segundo partido más votado como lo fue Acción Democrática, asuma la primera vicepresidencia. Si no hay diálogo será indispensable el verbo pertinaz e impenitente de Henry Ramos Allup. En la segunda vicepresidencia pienso que Enrique Márquez de Un Nuevo Tiempo, partido que obtuvo la tercera votación, la debería asumir por cuanto no se debe ignorar al estado Zulia que se ha convertido en el principal bastión del voto opositor. Freddy Guevara de Voluntad Popular debe quedar turno al bate para la rotación en la directiva de la Asamblea que anunció la mesa de la Unidad cada año.

¿Cómo percibe al PSUV y al denominado polo patriótico?

– Cuando uno observa las declaraciones de Nicolás Maduro, de Diosdado Cabello, de Tarek El Aissami, Elías Jaua o de Jorge Rodríguez, o a su hermana, la canciller, pareciera que cada uno siguiera su propia estrategia, lo que nos lleva a pensar que la organización política que los agrupa no tiene ninguna estrategia. A esta grave situación por si fuera poco, hay que sumarle que el oficialismo no tiene unidad de mando, claramente se evidencia que Nicolás no lidera sino un fragmento del oficialismo, Diosdado otra parte, los ministros, cada quien hace y deshace por su lado. Decenas de dirigentes levantan sus críticas, los colectivos mantienen sus propias estrategias, Tarek, Elías Jaua, Jorge Rodríguez, Freddy Bernal y otros dirigentes opinan de diferente forma. Todo ello sin hablar de los gobernadores y alcaldes del oficialismo donde cada uno tiene su propia interpretación y estrategia. Debemos suponer que los cubanos, con Raúl Castro a la cabeza, tendrán sus planes acorde a sus intereses, que no son precisamente los de Venezuela. Asimismo pienso que el alto mando de las fuerzas armadas –obviamente- debe tener sus propios planes para cualquier contingencia con su propia estrategia. En pocas palabras, el oficialismo políticamente es un despelote, sin un claro liderazgo, sin una nueva propuesta, sin estrategia ni tácticas, y con una cada vez menos eficiente organización. Una bancarrota organizacional por definición.

Pero, en el PSUV piensan que se han blindado nombrado a los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia…

– Creo que por el contrario, estas y otras medidas, como intentar constituir un parlamento paralelo, han causado mayor alejamiento de las aspiraciones de la mayoría del pueblo venezolano. Esa mayoría siente que se quiere burlar la voluntad de cambio expresada el 6 de diciembre.

Algunos sectores del oficialismo y del gobierno sugieren que hay que tomar la calle para defender al pueblo de la derecha…

– Mire, si el oficialismo quiere medirse en la calle, allí igualmente va a ser derrotado. Algunos colectivos dicen que van a manifestarse en el centro de Caracas el 5 de enero, por lo que parece que quieren sabotear o impedir que los nuevos parlamentarios se incorporen a la Asamblea Nacional. Imagínese que los parlamentarios electos de la MUD, con sus dirigentes en pleno, llamaran a sus votantes para que se manifiesten y les acompañen a la toma de posesión de la Asamblea Nacional… Podríamos estar hablando de millones de venezolanos en las calles de Venezuela ese día… Yo me pregunto, podría ser que eso es lo que quiere parte del gobierno o del oficialismo, pero ¿Eso es lo que quiere el alto mando militar que ocurra? Recordemos que las fuerzas armadas son garantes de lo dispuesto en la Constitución Nacional. De verdad, no veo al generalato y al almirantazgo marchando al lado de los colectivos. Más bien los ubico al lado de la mayoría del pueblo venezolano y defendiendo a capa y espada lo único que puede evitar una guerra civil o una insurrección popular en Venezuela, como lo es nuestra Carta Magna.

¿Los radicales del oficialismo no podrían provocar esa insurrección popular?

– Las insurrecciones del pueblo también por definición son en contra del poder constituido. De haberla sería en contra del gobierno establecido. Permítame señalar que el gobierno con todo su poder político, su control del Consejo Electora Nacional, su desmedido poder económico, con sus partidas secretas, con su supuesta maquinaria, con sus “ubeches” (unidades de batallas), sus 1 por 10, y toda su parafernalia, no pudieron evitar la derrota, no pudieron hacer fraudes, y hasta algunos, sin ninguna vergüenza, sugieren que les hicieron más bien un fraude electoral al oficialismo reconociendo, si este fuera el caso, que el sistema electoral supuestamente perfecto es susceptible de trampa, lo que acarrearía que ellos lo pudieron hacer entonces en el pasado, dejando además en el ambiente que ellos fueron derrotados por la oposición hasta en esas lides.

Usted dice que el oficialismo no tiene liderazgo ¿Y Nicolás Maduro?

– Baste leer los articulistas oficialistas o escuchar las declaraciones de los dirigentes del gobierno, del PSUV o del polo oficialista para darse cuenta que Nicolás no cuenta con gran respaldo. Esto tiene una lógica irrefutable. Cuando un general o comandante va a una batalla y la pierde, el comando supremo analiza las razones de la derrota y puede que lo mantenga en el mando la primera vez, pero cuando ese mismo general pierde varías batallas será irremediablemente removido del comando. Nicolás Maduro lleva años hablando de una guerra económica. Si le creyéramos, que esa guerra existe, tenemos que llegar a la conclusión que ha perdido todas las batallas porque cada vez estamos peor. Más allá, hay que considerar que el presidente manifestó que había que votar por Chávez el 6 de diciembre y la derrota fue tan fulminante que hasta en el terruño de Hugo Chávez el oficialismo fracasó. El liderazgo del PSUV descansa institucionalmente en Nicolás Maduro pero luego de tanta derrota pienso que la mayoría del pueblo chavista quiere un relevo del general que los ha conducido a tantos descalabros.

¿Y el liderazgo de Diosdado Cabello?

– Si las derrotas sufridas han dañado hasta la imagen de Chávez creo que los líderes que se han resteado con Maduro y una estrategia equivocada igualmente han mermado su influencia.

¿Cuál hubiera sido una estrategia adecuada?

– El principal error que cometió Nicolás Maduro fue seguir los consejos de supuestos analistas y presidentes de encuestadoras como Hinterlaces que han sostenido que hay que mantener la imagen de Chávez en detrimento del actual liderazgo del oficialismo. Esto conlleva un grave error porque a más se ensalza y se cultiva la personalidad del expresidente, más se disminuye a los líderes actuales. Recordemos que siguiendo estos consejos Nicolás Maduro se guía por el Plan de la Patria de Chávez, por lo que se hace evidente que la actual administración no tiene ningún plan. Pongo siempre el ejemplo que cuando vemos un edificio nuevo con los “ojitos” de Chávez y con su firma, la lectura de los venezolanos es que quien hace los edificios es Chávez y no Maduro, quien es el que lo inaugura.
El otro error crítico del oficialismo e igualmente siguiendo consejos de supuestos investigadores y analistas fue aferrarse a la imagen de Chávez en la campaña electoral porque la derrota electoral también afectó el legado y la imagen del expresidente. La estrategia debió centrarse en las imágenes de los candidatos en cada circuito, pero nacionalizaron la estrategia pensando que la imagen de Chávez era como la del Cid Campeador que gana una batalla después de muerto.

¿Qué debe hacer Maduro?

– Reconocer verdaderamente el triunfo opositor y llamar junto al nuevo Parlamento a un gobierno de concentración nacional. No tiene otra opción si no quiere terminar en el denominado por León Trotsky, basurero de la historia.

diariodecaracas.com/
EDC / AR / @DivanGessen

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>